FEDERACIÓN
MEXICANA
DE TENIS

HAZAÑA INIGUALABLE

HAZAÑA INIGUALABLE

MÉXICO CUMPLIÓ 60 AÑOS DE LLEGAR
A LA FINAL DE LA COPA DAVIS

Cuatro titanes del tenis nacional, Rafael “Pelón” Osuna, Mario Llamas, Antonio Palafox y el capitán-jugador Francisco “Pancho” Contreras, se apersonaron hace seis décadas en el Milton Courts de Brisbane, en Queensland, Australia, con la misión más importante de sus carreras: enfrentar al mejor equipo australiano de Copa Davis de la historia.

Fue el miércoles 26 de diciembre de 1962 la fecha pactada para jugarse la Final del Grupo Mundial de Copa Davis.

México venía de ganar su pase, luego de concretar una exitosa temporada con rotundos triunfos sobre Estados Unidos, Yugoslavia, Suecia e India, para acceder a la serie por el título después de jugar cinco años juntos como equipo.

Sin embargo, sus oponentes contaban con cartel de lujo, pues la escuadra rival estaba integrada por Rod Laver, que ese año ganó los cuatro Grand Slam de la temporada; Roy Emerson, 12 veces campeón de Grand Slam en sencillos y 16 en pareja, y Neale Fraser, con 11 coronas de Grand Slam en dobles y tres más en singles.

El resultado fue inevitable, la escuadra nacional cayó 0-5, pero lograron la más grande hazaña realizada por el tenis nacional, acceder a la final.

Dicha proeza ha quedado plasmada en el libro de oro del tenis mexicano, pues lograron lo que ninguna otra generación ha estado siquiera cerca de repetir: estar a un paso de conquistar la Ensaladera de Plata, máximo reconocimiento del tenis en competencia por naciones.

Francisco Contreras, que apenas el 12 de julio falleció a la edad de 88 años, dijo en vida sobre esta epopeya: “Indiscutiblemente, es un gran recuerdo. Fue una verdadera hazaña deportiva la que hicimos cuatro mosqueteros del tenis, nunca se esperaba que pudiéramos ganarle a Estados Unidos (en la Semifinal continental) y menos que pudiéramos llegar a la gran Final”, recordó quien fungió como capitán-jugador en esa serie.

“Ya teníamos una historia de cinco años de jugar juntos, no es que en dos meses se lograra todo. El equipo se formó desde el 57, nos preparamos muy bien, no fue una casualidad que lográramos tener la mentalidad, el físico, el deseo, las ganas de ganar, así fue. Claro que fue una sorpresa, tanto que todavía se habla de ello”. (Por Roberto Téllez Lucio).

Noticias